Un antídoto contra la desmotivación2 minutos de lectura

Solía llevar un pseudo-conteo de los días en cuarentena, confinamiento y similares debido a la pandemia para ocasionalmente compartir algo divertido en mi red social personal, tratando de despejar la mente de tanta mala noticia y de estar pensando inútilmente en un futuro del que no sabemos que nos traerá.

Lo cierto del caso es que ya lo perdí y no tengo interés en recuperarlo. Como que me agotó ese tema.

Sé que no soy el único. Ya hay temas que se nos hacen cansados y nos van agotando poco a poco. Que el desempleo, que la incertidumbre, que los políticos. Bueno, en realidad, ellos son tema de siempre.

Es difícil mantener la motivación y no sentirse agotado con tanto altibajo emocional. Sin embargo, no es ni tiene que ser imposible.

Recientemente leí unas declaraciones en el New York Times del Dr. Daniel Goleman, uno de los pensadores más influyentes en el tema de la inteligencia emocional. Hablaba sobre cómo mantener la motivación en tiempos de pandemia.

Solía llevar un pseudo-conteo de los días en cuarentena, confinamiento y similares debido a la pandemia para ocasionalmente compartir algo divertido en mi red social personal, tratando de despejar la mente de tanta mala noticia y de estar pensando inútilmente en un futuro del que no sabemos que nos traerá.

«Hacer lo que tiene sentido, actuar sobre lo que realmente le importa a una persona, es el antídoto contra el agotamiento«.

Y es que ahora es muy fácil distraernos. Si no es el móvil y sus miles de notificaciones, son los medios o nuestros pensamientos. O la familia, los vecinos. No vayamos al otro extremo, tampoco se trata de volvernos ermitaños y desconectados del mundo en que vivimos. Es que, a veces, perdemos el enfoque.

¿Qué es lo que realmente nos importa? ¿Para nosotros, para brindarle a nuestra familia, a nuestro proyecto o desarrollo profesional, a la sociedad?

Si recuperamos el enfoque, podemos recuperar nuestra energía. Y si la recuperamos, nos podemos dar de lleno a lo que realmente nos importa, por aquello que nos hace únicos y que es lo que nos mantiene levantándonos por las mañanas.

Si el covid-19 nos tiene agotados, empecemos a llenarnos de energía con lo más importante: seguir construyéndonos a nosotros mismos.

Fabrizzio Ponce

Facilitador de equipos de alto rendimiento, formado profesionalmente como Administrador de Negocios, RRHH, Coaching, Liderazgo y Motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*