Cuatro pasos hacia la innovación4 minutos de lectura

Las empresas demandan innovación y creatividad. Desde hace años se presentan como parte de las competencias a nivel profesional más demandadas.

Pero, ¿están ellas preparadas a lo interno y viven en una cultura donde cualquier innovador pueda trabajar y desarrollarse a gusto?

Las empresas demandan innovación y creatividad. Desde hace años se presentan como parte de las competencias a nivel profesional más demandadas.

Pero, ¿están ellas preparadas a lo interno y viven en una cultura donde cualquier innovador pueda trabajar y desarrollarse a gusto?

Ese es el punto clave. No en pocas ocasiones nos damos cuenta de que muchos discursos y valores organizacionales son solamente un letrero en el edificio o un link en el sitio web de la empresa. A lo interno la historia es otra. Puede ser que nos consume el día a día, que el ajetreo es tal que apenas logramos anotar la placa del camión que nos atropelló o que, sencillamente, estamos muy cómodos con las cosas a como están. Sea el escenario que sea, no tardará en llegarnos la factura de la inacción y será muy alta.

Hay cuatro pasos que hoy sugerimos para desarrollar y gestionar la innovación en las organizaciones:

1.- Diseñe un tipo de ecosistema innovador adecuado a su organización

No se trata solamente de un espacio físico con post-its o un buzón para dar ideas o sugerencias, se requiere tiempo, crear un entorno de confianza donde todos puedan desconectar del día a día y conectar con la creatividad aplicándola a los procesos o desafíos de la organización. Puede ser un espacio de tiempo separado de forma exclusiva en la agenda mensual o una actividad social programada donde el único tema sea: ¿cómo mejoramos?

Las empresas demandan innovación y creatividad. Desde hace años se presentan como parte de las competencias a nivel profesional más demandadas.

Pero, ¿están ellas preparadas a lo interno y viven en una cultura donde cualquier innovador pueda trabajar y desarrollarse a gusto?

2.- Recompensar la innovación

Toda organización tiene su integrante que está pendiente solamente de su cheque de pago. Pero, silenciosamente, también hay muchos que tienen una estupenda idea y estarían encantados de compartirla si fueran escuchados. Un sistema de recompensas es un elemento motivador que hará que el equipo de trabajo se convierta en una fuente interminable de buenas ideas si se les ofrece un espacio y una retribución (no necesariamente monetaria) por ello.

3.- Que ellos sean la solución: empodere.

Es una palabra con tintes románicos que empezó a usarse tratando de que el personal de la empresa se sintiera bien con el calificativo. Sin embargo, en una empresa que gestiona una cultura innovadora real, el empoderar al equipo es una obligación. Que sean ellos la solución y no el líder o jefe. En el momento en que una jefatura toma el rol de solucionar la situación, lanza el mensaje de que el equipo no puede o no tiene con qué. Y con ello, socavamos los esfuerzos por generar esa cultura de innovación. ¿Qué Fabrizzio encontró un problema? ¿Cómo lo va a resolver? Acá estamos para apoyarle.

Las empresas demandan innovación y creatividad. Desde hace años se presentan como parte de las competencias a nivel profesional más demandadas.

Pero, ¿están ellas preparadas a lo interno y viven en una cultura donde cualquier innovador pueda trabajar y desarrollarse a gusto?

4.- Abra los ojos, la solución puede venir de cualquier persona

Olvide títulos, maestrías, atestados y actualizaciones profesionales. No se fije si la sugerencia viene de alguien sentado en un escritorio o si anda con una escoba en la mano. La preparación académica es importante, pero estar día a día en la zona de la acción da una perspectiva que, incluso los líderes, se pueden estar perdiendo.

Decídase a crear y ser parte de una empresa con una cultura innovadora, de esa forma se evitará tener que cambiar el rótulo o el link de internet. Y, a largo plazo, será una decisión que les facilitará el día a día a todos en la organización.

Fabrizzio Ponce

Facilitador de equipos de alto rendimiento, formado profesionalmente como Administrador de Negocios, RRHH, Coaching, Liderazgo y Motivación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*